La invasión de Ucrania por parte Rusia esta generando importantes consecuencias, no solo desde el punto de vista humanitario, puesto que también ha gravado el choque de oferta que viene sufriendo la economía europea desde el verano de 2021 a causa de la escalada del precio del gas natural, que se ha multiplicado por cinco en un año y subiendo un 25% desde la invasión. También el petróleo casi ha doblado su precio durante el ultimo año, subiendo un 20% desde finales de febrero de 2022, mientras que el precio del trigo ha aumentado el 30% en el mismo periodo.

Es por todo ello, que se crea el Real Decreto-ley 6/2022 por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las importantes consecuencias económicas y sociales de la guerra, así se establece que “En aquellas empresas beneficiarias de las ayudas directas previstas en el presente real decreto-ley, el aumento de los costes energéticos no podrá constituir causa objetiva de despido hasta el 30 de junio de 2022”.

Estas ayudas están destinadas a diferentes sectores como el sector del transporte por carretera y ferrocarril, pesquero, industria intensiva en consumo de gas, acuícolas, sectores agrarios y finalmente productores lecheros. En virtud del articulo 44 del Real Decreto, “el incumplimiento de esta obligación conllevará el reintegro de la ayuda recibida”, dejando claro que las compañías beneficiarias de apoyo publico por causas relacionadas con la invasión de Ucrania no podrán realizar despidos objetivos por el aumento de costes energéticos.

En definitiva, podemos sintetizar que esta medida tiene ocho objetivos concretos para repartir de forma justo los efectos de la guerra y estos son: Bajar el precio del gas, la electricidad y los carburantes ayudando así a los colectivos más vulnerables, apoyar a los sectores y a las empresas más afectados, particularmente a pymes y autónomos, reforzar la estabilidad de precios, garantizar los suministros, proteger la estabilidad financiera, acelerar el despliegue del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, impulsar la eficiencia energética y reforzar la ciberseguridad.