Noviembre era el mes clave para cursar el alta o la baja en el sistema de Suministro Inmediato de Información, un régimen de llevanza de los libros registro del IVA mediante comunicaciones periódicas a la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria.
Si bien hay una serie de empresas que se encuentran obligadas a la llevanza de este sistema sí o sí (las inscritas en el Registro de Devolución Mensual del IVA, las empresas que facturan más de 6.010.121,04 € anuales y los grupos de IVA), es un método voluntario para todos los demás empresarios y profesionales que ejercen su actividad en España.
En este sentido, hay que recordar que darse de alta en el mismo implica la obligación de sujetarse a este método durante todo el año venidero. Asimismo, no darse de baja este mes de noviembre también implica la permanencia en el mismo para el periodo de 2020.
El método SII consiste, como su propio nombre indica, en un suministro constante de información a la AEAT de las operaciones sujetas a facturación realizadas, encontrándose ya éstas comunicadas para el momento de realizar la declaración correspondiente y ahorrándose el trabajo de presentar algunos de los modelos en el momento que normalmente correspondería. Si bien se aumentan algunos de los plazos de declaración y se reducen el número a presentar de las mismas en las fechas correspondientes, no hay que olvidar que puede suponer una alta carga administrativa para las empresas, que deberán hallarse continuamente comunicando sus facturas emitidas y recibidas a la Agencia Tributaria (además de otras operaciones), constituyendo por tanto un método que requiere de una atención especial para no incurrir en incumplimientos que pueden acarrear sanciones indeseadas, en pos de un adelanto de trabajo y mejora de la seguridad jurídica.