Durante los años 2018 y 2019 hemos observado que han comenzado a resolverse por los tribunales españoles y europeos diferentes aspectos relacionados con la instalación de cámaras de videovigilancia en la empresa.
La entrada en vigor de la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales regula de forma específica, en su artículo 89, la instalación de cámaras de videovigilancia en el lugar de trabajo y establece como regla general el deber del empresario de informar a los trabajadores de forma expresa, clara y concisa, acerca de la instalación de sistemas de videovigilancia.
La instalación de cámaras permanentes, grosso modo, debe realizarse siguiendo los pasos mencionados en el artículo 89 mencionado, informando a los trabajadores de su instalación, finalidad y colocando un cartel en zona visible que señale esta medida.
El tema de la instalación de cámaras temporales plantea más zonas de sombra, aunque una Sentencia de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derecho Humanos (TEDH), con fecha de 17 de octubre de 2019, marca unas pautas que nos pueden ayudar a conocer los requisitos mínimos para la instalación de este tipo de dispositivos de vigilancia y control. En concreto resolvía el Caso “López Ribalda y otras contra España”, en el que una cadena de supermercados instaló de forma temporal cámaras de videovigilancia tras detectar un descuadre entre las existencias y las ventas. El visionado de las cámaras reveló un comportamiento anómalo de cinco trabajadoras, que fueron despedidas disciplinariamente, recurriendo todas ellas su despido primero ante los órganos españoles y luego europeos.
Finalmente, el TEDH resolvió esta cuestión en concreto a la vez que señala cuál debe ser el comportamiento futuro de las empresas en relación a este tema. Los profesionales de Lois Carrera Abogados S.L.P. hemos analizado dicha sentencia para ofrecer a nuestros clientes las siguientes pautas, recomendando una consulta previa para solucionar dudas y evitar incurrir en incumplimientos si se decide proceder a la instalación de este tipo de sistemas, recordando nuestra disponibilidad para ayudarle en su implantación:
Las cámaras deben instalarse en lugares visibles y accesibles por el público en general.
La duración de la instalación de las cámaras de videovigilancia temporal debe ser reducida, el mínimo tiempo indispensable para analizar las causas que motivaron su instalación.
Las grabaciones deben ser limitadas.
No es necesaria la previa notificación si estamos ante una sospecha razonable de incumplimiento grave e indudable perjuicio, ya que se entiende que la notificación previa privaría de eficacia la medida.