La respuesta es, claramente, si. Con el texto de la reforma del Código Penal entrada en vigor el pasado mes de julio, queda claro que si la empresa adopta e implementa un programa de cumplimiento con los exigentes requisitos y condiciones que recoge el Código Penal, el efecto eximente se extenderá a cualquier posible supuesto de responsabilidad de la persona jurídica, incluidos los delitos de los administradores y representantes de la empresa.

Para que se produzca ese efecto eximente para la persona jurídica, aunque se haya demostrado que alguno de sus administradores, representantes o empleados ha cometido un delito en beneficio de la empresa, el nuevo texto legal establece los siguientes requisitos:

1.-Previa adopción y eficaz implantación de un modelo de organización y gestión idóneo para prevenir delitos como el cometido, o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión;

2.-Organismo de vigilancia: la supervisión del funcionamiento y del cumplimiento de dicho modelo debe haber sido confiada a un órgano con poderes autónomos de iniciativa y de control dentro de la empresa.

3.-Los autores individuales hubiesen cometido el delito eludiendo fraudulentamente los modelos de organización y de prevención; y

4.-Diligencia del organismo de vigilancia: la exención está supeditada a que este organismo no hubiese omitido o ejercido insuficientemente sus funciones de supervisión, vigilancia y control.

Por otra parte, debe precisarse que un modelo de organización y gestión deberá reunir los siguientes requisitos:

Evaluación de riesgos: identificar las actividades en cuyo ejercicio puedan cometerse en beneficio de la empresa.

Protocolos y procedimientos: la empresa debe disponer protocolos o procedimientos que concreten el proceso de formación de la voluntad de la persona jurídica, de adopción de decisiones y de ejecución de las mismas con relación a aquéllos.

Protocolos de gestión de activos y gestión financiera: el modelo debe contener protocolos de gestión de los recursos financieros adecuados para impedir la comisión de los delitos que deben ser prevenidos.

Deberes de reporte: debe imponerse la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al organismo de vigilancia.

Sistema disciplinario: el modelo debe contar con un sistema disciplinario para prevenir y sancionar el incumplimiento de sus reglas.
El cumplimiento de estos requisitos conllevará la exoneración de responsabilidad penal de la empresa en cuando a las actividades previstas. Si desea información más detallada o en caso de estar interesado en implementar un sistema de prevención, estaremos encantados de ayudarle.