Los Juzgados estiman constantemente demandas de ahorradores que acudieron a productos financieros desconocidos y a la ampliación de capital del Banco Popular en mayo y junio de 2016.
Si es usted uno de los afectados por la caída del Popular y el Pastor, queremos responder a sus preguntas:
¿Puedo recuperar mis ahorros? Sí. Los clientes que adquirieron productos y acciones del Pastor y el Popular desde diciembre de 2012 y hasta abril de 2017 podrán recuperar su inversión o ser indemnizados, dado que la entidad transmitió una imagen de solvencia que no se correspondía con la realidad, como se constató con su resolución y venta por un euro el 7 de junio de 2017.
¿Hay sentencias que den la razón a los ahorradores? Por supuesto. Los Juzgados están estimando las demandas interpuestas por consumidores inversores no profesionales que adquirieron productos y acciones del Banco Popular y Pastor en la ampliación de capital de mayo/junio de 2016 e incluso con posterioridad.
¿Qué puedo reclamar? La anulación de la compra y la consiguiente devolución del dinero o bien la indemnización de los daños sufridos como consecuencia de haber adquirido productos o acciones que, tras la resolución del FROB de 7 de junio de 2017, han perdido todo su valor. Las sentencias coinciden en señalar que estos bancos se saltaron la normativa MIFID y trasladaron una imagen de solvencia de sí mismos que no se correspondía con la realidad.
Con motivo de la ampliación de capital de mayo de 2016 publicó un folleto informativo (y demás documentos) cuya información financiera contiene inexactitudes, falsedades, omisiones e irregularidades cuya finalidad era ocultar la verdadera situación financiera de la entidad, que es la que determinó su resolución y venta por un euro.
¿Quién puede reclamar? Los inversores no profesionales y los accionistas que adquirieron productos complejos o compraron acciones del Banco Popular y Banco Pastor en la ampliación de capital de mayo de 2016 o posteriormente, pero antes de que se hicieran públicas las irregularidades contables y los problemas de solvencia del banco. También los accionistas que compraron sus acciones con anterioridad a la ampliación de capital de mayo de 2016, al menos, desde el 5 de diciembre de 2012.